AUDITORÍA TRIBUTARIA O REVISIÓN DE DEBERES FORMALES

Es muy común que algunos clientes contraten auditoría tributaria para elaborar y no para auditar las declaraciones de impuestos. El concepto de auditoría universalmente reconocido se asocia con la responsabilidad frente a terceros y ante el mismo cliente por la investigación ordenada y técnica de las prácticas de impuestos que este realiza. El enfoque de aseguramiento dado por los estándares internacionales de auditoría adicionalmente determina que debe existir una relación entre tres partes: el auditor, el responsable de la información y un presunto usuario.

Es saludable entonces aclarar nuestra responsabilidad por el trabajo, que de ninguna manera incluye la elaboración de las declaraciones tributarias. No quiere esto decir que no se puedan suministrar herramientas como software y manuales de instrucción para facilitar el trabajo de revisión por parte del equipo de auditoría.

Normas de auditoría generalmente aceptadas vs. estándares internacionales de auditoría y aseguramiento

El marco conceptual de la auditoría está cambiando y se convierte cada vez más en un trabajo independiente en las relaciones con el cliente, eliminando la posibilidad de otorgar otros trabajos que puedan restar objetividad e independencia. También se sugiere una orientación metodológica hacia la detección de fraudes basados en la teoría del riesgo, aplicación que presentaremos adelante en el caso de Colombia (estándar internacional de auditoría 240).

A su vez, IAASB incluye un marco conceptual como contexto para el trabajo del auditor: las normas relacionadas con el aseguramiento. Estos trabajos implican cumplir con los requerimientos técnicos necesarios por parte del equipo de auditoría, para otorgar un nivel alto de seguridad.